Noticias | Agenda

Fotografía

Javier Manrique congela en retratos la confesión de los miedos personales

Candelaria inaugura este viernes día 12 de diciembre la muestra 'Valientes', en la que el fotógrafo expone en blanco y negro su experimento en gran formato
12-12-2014 02:00
0 votos
Javier Manrique congela en retratos la confesión de los miedos personales

Javier Manrique congela en retratos la confesión de los miedos personales

La Sala de Arte del Ayuntamiento de Candelaria, (junto a la Basílica) inaugura esta noche del viernes 12 de diciembre a las 20:00 horas la exposición del fotógrafo Javier Manrique, Valientes. Retratos. El lado más vulnerable de valientes que se enfrentan a sus miedos.

Se trata de un experimento en el que este profesional de la imagen canario ha charlado en su estudio con diferentes personas para que, a lo largo de la conversación, le confesaran sus mayores miedos y, mientras, él le daba al disparador de su cámara en el momento oportuno. El resultado, que se podrá disfrutar desde hoy y hasta el día 21, son 15 retratos, solo tres de ellos de hombres, en blanco y negro y de gran formato. Gracias a un micromecenazgo en la plataforma goteo.org consiguió la financiación para imprimir 15 de las 20 fotos que componen Valientes.

"Todo comenzó por varios motivos", explica el artista. "El primero fue un correo electrónico que me llegó en el que un amigo me contaba que le habían diagnosticado cáncer, algo que me hizo sentir pánico solo por pensar en la posibilidad de no volver a verle", recuerda Manrique.

"Entonces, al descubrir mi miedo, me empecé a interesarme por el tema y diferencié los miedos sanos de los tóxicos, que hay que quitárselos de encima", analiza el fotógrafo.

Después de comenzar el experimento consistente en "una charla, no una terapia", con familiares y amigos, llegó la hora de acudir a desconocidos y, para eso, él mismo tomó parte en el asunto. "Respondí a mis propias preguntas con la cámara delante porque no iba a hacer que personas desconocidas pasasen por una experiencia que yo no había vivido", declara. Así, por medio de la red social Facebook encontró al resto de voluntario. "Me pregunté si sería capaz de tener una conversación tan profunda con un desconocido", reconoce.

La mayoría de los que pasaron por el estudio lo valoran como una experiencia positiva. "Curiosamente, para los que el tema era tabú acabaron profundizando mucho y los que estaban acostumbrados a hablar de ello, se dejaban afectar menos", concluye Manrique.

Así, el proyecto busca normalizar la imagen del miedo. "La gente suele rechazar los síntomas del miedo como la ansiedad o la tristeza porque estamos demasiado acostumbrados a las sonrisas", reflexiona. "Me gustaría que esas expresiones del miedo generasen menos rechazo y existiese más apertura a la hora de hablar de los miedos de cada uno", propone.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook