Noticias | Gastronomía

Hasta la cocina de... Elsa López

La sensibilidad hecha arroz

La poeta palmera, Elsa López, adora cocinar como lo hacían su madre y su abuela, a fuego y con viejos calderos
04-11-2013 17:54
0 votos
Elsa López emplata el arroz a la cubana nada más sacarlo del fuego. Carsten W. Lauritsen

Elsa López emplata el arroz a la cubana nada más sacarlo del fuego. Carsten W. Lauritsen

Elsa López no renuncia a cocinar a fuego, como no renuncia a leer un libro en papel, desechando la idea de adquirir un libro electrónico. Y es que a la escritora palmera le gusta pensar que los libros que caen en sus manos cuentan con su propia vida. Reconoce que la existencia humana está en continua evolución pero, a pesar de ello, no abandona las viejas costumbres como escribir a lápiz o anotar en los márgenes de todos los libros que pasan ante sus ojos.

López es una persona muy nostálgica. En su obra poética se puede realizar un viaje por su infancia, por su pasado, y eso también queda reflejado en su día a día. En la cocina, por ejemplo, le gusta preparar la comida con sus cacharros de toda la vida y cocinarlo a fuego, nada de bitrocerámicas. "Si hay algo que me gusta es entrar en una ferretería y comprar alguna cacerola como las que utilizaba mi abuela", explica.

La sensibilidad de la poeta se refleja también en su forma de cocinar. Cuando se dispone a preparar una receta que no es de ella no le gusta fijarse en grandes libros, que relaten de forma impersonal los pasos a seguir para lograr un plato. A ella lo que le gusta es fijarse en las personas, en los secretos que dejan entrever con los movimientos que realizan entre los fogones. Y es que Elsa López se entretiene mucho en la cocina y en más de una ocasión se ha atrevido a afirmar que escribir y cocinar son sus dos grandes pasiones.

El arroz a la cubana es una receta que siempre ha acompañado a la escritora. Desde que su abuela se fuera a vivir a Cuba, donde nació la madre de Elsa años más tarde, este plato ha sido el protagonista de las comidas familiares de los domingos. Cuando estas comidas pasaron de celebrarse en Cuba a tener lugar en La Palma, Isla que vio nacer a la poeta, la abuela llegaba a hacer bandejas de hasta 24 huevos, para que a cada comensal le tocara más de uno.

Al igual que su abuela llevó el arroz a la cubana desde el país americano hasta La Palma, Elsa se encargó de exportarlo a Madrid. Durante sus estudios allí era ella la que preparaba esta comida los domingos para todos los canarios que se querían reunir en su casa.

Cuando ahora se le pregunta por qué organizaba todas estas grandes comidas su respuesta es simple: "No lo hacía porque ellos tuvieran hambre, sino porque necesitaban cariño". Y es que para la escritora, "cocinar para alguien es una forma de demostrar cariño".

Tan importante es este arroz que López lo incluyó en uno de sus poemas de El viento y las adelfas, en el que también mencionó a uno de sus tíos: "Era yo niña, entonces, / cuando me asustó su oscuro desamparo, / la extraña violencia de sus pequeñeces, / el gran plato de arroz de todos los domingos".

Pero lo que a la poeta le gusta hacer es cocinar para los amigos. Cuando está sola en casa no pasa mucho tiempo entre los fogones. Y es que Elsa López adora agasajar a sus amigos con sus mejores platos. La cocina es para ella una forma de convivencia. La escritora explica que este espacio es un lugar muy especial, puesto que allí suele escribir. "Antes iba con el lápiz y el papel, ahora con el ordenador, y allí puedo pasar horas", asegura.

Cuando Elsa López viaja alrededor del mundo lo que le gusta es visitar los bares de las ciudades que visita. Viendo lo que desayunan los habitantes de los países a los que llega se puede hacer una idea de cómo es la vida allí.

Desde que era pequeña, tuvo la suerte de viajar por diferentes parte del mundo y, así, ha aprendido a apreciar la gastronomía india, china y árabe. A lo largo de su infancia, vivió algún tiempo en África, pero de allí no recuerda mucho la comida del lugar, puesto que su madre se encargaba de realizar grandes almuerzos en los que reunía a la población blanca del lugar y todos se sentían como en casa.

De su madre aprendió la perseverancia por aprender a cocinar. Como la poeta explica, cuando su progenitora llegó a África no sabía preparar ningún plato. "Un día se pasó horas intentando freír un huevo pero no había manera porque lo intentaba con el aceite frío", recuerda López entre risas.

A pesar de que la cocina juega un papel importante han sido contadas las ocasiones en las que Elsa López ha basado sus escritos en la comida. Con especial cariño recuerda un fragmento de su libro Travesía en la que realiza una descripción de todo lo que le gustaría que hubiese el día que muriera. Y, así, la cocina forma parte para ella, tanto de la vida como de la muerte.

La receta:

El toque especial del arroz a la cubana de Elsa López lo da el arroz al que da forma la escritora y que se asemeja mucho al preparado en la cultura china. La poeta cuida mucho las medidas utilizadas, y que no se parecen en nada en las que más extendidas están en la preparación del arroz blanco.

Elsa López prepara un caldero con unas dos o tres cucharadas de aceite y dos o tres ajos. Cuando se hayan dorado lo suficiente añade tres tazas de arroz y otras tres de agua, así como un puñado de sal. Cuando el arroz empieza a parecer sobre el agua, ha de taparse el caldero y se baja el fuego al mínimo para que termine de hacerse, aproximadamente unos diez minutos.

Para completar el plato, la escritora fríe primero los huevos y después los plátanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Libro de recetas

Busca tus recetas escribiendo aquí el nombre del plato o alguno de sus ingredientes...

Actualidad

Aprende a preparar un delicioso sushi casero.

¿Cómo hacer sushi en casa?

Con esta guía podrás elaborar en tu hogar este delicioso plato japonés de forma rápida y sencilla

Los huevos no se deben lavar si no se van a consumir de inmediato.

Malos hábitos en la cocina que podrían intoxicarte

Conoce todos los trucos para no correr peligro de coger alguna enfermedad en tu propio hogar

La ley permite su venta

Cuatro consejos para prevenir el anisakis

El 36% del pescado que se consume en España lleva dentro un parásito que provoca gastroenteritis

Los alimentos saciantes favorecen no picar entre horas.

Alimentos que te sacian de verdad y evitan que picotees

Nos ayudarán a llenar el estómago de forma saludable y a calmar el apetito entre comidas