Noticias | Gastronomía

Alimentación

¿Pierde la vitamina C el zumo de naranja?

Se suele decir que el jugo de la naranja pierde nutrientes rápidamente, pero los expertos lo refutan
05-01-2017 18:22
0 votos
La doctora en el campo de la Salud Pública Nutricional y Profesora del Máster Universitario de Nutrición y Salud de la UOC, Anna Bach, ha asegurado que la vitamina C del zumo de naranja se conserva "perfectamente" durante varias horas, negando así la creencia de que se pierde "a gran velocidad" cuando se exprimen.
 
Y es que, aunque con el paso del tiempo puede hacerse más amargo, se trata más de una cuestión organoléptica, de sabor principalmente, que de aporte nutricional, ya que para que se produzca una disminución considerable de esta vitamina hay que recurrir a condiciones extremas como calentar el zumo a más de 100 grados centígrados.
 
En el caso del zumo de fruta envasado, prosigue, la fruta exprimida inmediatamente se pasteuriza y se envasa asépticamente, de manera que ayuda a proteger sus nutrientes naturales y su calidad. "El zumo de fruta, gracias a su procesado y envasado, permite que cuando llega el momento de consumo, su contenido de vitaminas se mantenga", ha explicado la experta, quien forma parte la iniciativa 'Zumo de Fruta, en Serio', promovida por la European Fruit Juice Association y la Asociación Española de Fabricantes de Zumos.
 
Además, recalca, el envase está diseñado para proteger al zumo de fruta de los efectos de la temperatura, del aire y de la luz y para ayudar a mantener sus propiedades naturales. Con el fin de mantener la calidad y las cualidades del zumo con el paso del tiempo, los productores de zumo utilizan métodos y tecnologías adecuadas de producción, como la pasteurización, para eliminar los microorganismos que pudieran alterarlo.
 
La pasteurización del zumo de naranja es un tratamiento térmico suave, en el que el zumo, previamente desairado, es calentado rápidamente hasta 96 grados centígrados, se mantiene esta temperatura unos segundos y a continuación se enfría rápidamente para garantizar un producto seguro y de alta calidad. Después, se introduce asépticamente el zumo en envases protegidos de la luz y del aire que ayudan a mantener su sabor, color y nutrientes sin necesidad de añadir conservantes.
 

El zumo de naranja, un aporte de vitaminas diario

 
Como la fruta entera, el zumo de naranja está compuesto aproximadamente por 10 por ciento de azúcares naturales procedentes de la propia fruta (fructosa, sacarosa, y glucosa) y el 90 por ciento restante es agua, vitamina C, folato, potasio y otras vitaminas, minerales y fitonutriente.
 
Un vaso de zumo de naranja contiene más del 50 por ciento de la ingesta diaria recomendada de vitamina C, y tan sólo contribuye al 3 por ciento de las calorías diarias en la dieta recomendada de 2.000 calorías para una mujer.
 
En concreto, la vitamina C ayuda a reducir el cansancio y la fatiga y es un protector natural. Su consumo mejora la absorción de hierro procedente de fuentes distintas de la carne y, además, es esencial para la estructura de los huesos, cartílagos, músculos y vasos sanguíneos, y ayuda a mantener los capilares y las encías.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Libro de recetas

Busca tus recetas escribiendo aquí el nombre del plato o alguno de sus ingredientes...

Actualidad

¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Seis alimentos que ayudan a mejorar la vida sexual

La alimentación juega un papel importante a la hora de fortalecer aspectos relacionados con el sexo

La tartera es el aliado de muchos en casa.

Comer de tupper: trucos para alargar su vida útil

El mantenimiento de los recipientes que se utilizan a diario puede ser clave en el sabor de la comida

Los tés también pueden ser refrescantes.

Tres infusiones fresquitas para combatir el calor

Con dulce, fruta, hierbas aromáticas y hielo podrás disfrutar de la bebida más sana del verano

Ensalada César hecha con sobras de pollo.

Tres recetas para reciclar el pollo que sobra

No es necesario comer este alimento durante días - Aprovecha las sobras e incorporalas a otro plato