Grandes viajes

Mauritania, a la vuelta de la esquina

1 voto

Adeje - Tenerife

Mauritania, en el noroeste de África y al sureste del Archipiélago canario, cuenta con algo más de tres millones de habitantes en un territorio con importantes recursos mineros (hierro y oro) y pesqueros y ocupa en el ranking económico el puesto 142

 

Documento de la tabla: NOTICIA
 
        Referencia:     230737
        Fotaso:         1
        Numdiario:      0
        Columna:        1
        Edición/Página: LPRPLANILLO DE 80 PAGINAS-34
                        LPRPLANILLO DE 80 PAGINAS-47
        Pie:            En la parte superior, estampa en una calle de la capital de Mauritania, Nuakchot. A la izquierda nómadas granjeros junto a su cabaña y vista de la principal mezquita en la capital mauritana, unos de los principales centros de encuentro de la población. Sobre estas líneas, marineros a la espera de embarcar en el puerto de Nuadibú. LP/DLP
        Título:         REPORTAJE
Mauritania, el dorado inestable
        Sección:        DOMINICAL
        Fecha:          06.12.2009
        Diario:         LP
        Texto:          No tiene ni mucho menos el nivel de desarrollo económico de Marruecos, pero sus riquezas naturales son mayores", señala el consejero delegado de la entidad canaria de promociones exteriores Proexca, Javier Mariscal. La República Islámica de Mauritania ocupa en el ranking económico el puesto 142 de los 192 países del planeta, pero sólo cuenta con algo más de tres millones de habitantes en un territorio con importantes recursos mineros (hierro y oro) y pesqueros, así como expectativas petrolíferas.
La pesca es el vínculo que unen a Mauritania y Canarias desde hace tiempo y de forma muy especial durante las últimas cinco décadas. De hecho, la mayor parte del empresariado canario está vinculado a la pesca y a su industria, pero también se ha introducido en infraestructuras, el caso de la empresa majorera Cororasa con la ampliación del puerto de la capital, Nuakchot, o en el transporte, en donde Global gestiona el trayecto más importante del país, entre Nuadibú y la capital, en donde se produjo el secuestro de los cooperantes catalanes, además de negocios en la construcción, alimentación y comercio.
Estas relaciones se vienen consolidando cada año y así de enero a agosto de 2009, Canarias ha exportado 16,45 millones de euros, un 22 por ciento más que en el mismo periodo de 2008, año en el que la factura de ventas del Archipiélago fue de 20,69 millones.
La segunda comunidad española es Valencia con poco más de ocho millones. "Mauritania está llamada a ser una oportunidad para Canarias pero tiene que despejar la incógnita sobre su estabilidad política", afirma Mariscal, en referencia a los dos golpes de estado que ha registrado en los últimos cuatro años.
El mestizaje de su población es quizás uno de los elementos más diferenciadores de este inmenso país (dos veces España). Simplificando en Mauritania converge una élite árabe con una mayoría de población negra procedente de sus países limítrofes, algunas de cuyas tribus forman parte importante de la sociedad. A todos les une la religión y el precepto de no consumir alcohol, igual que a sus vecinos marroquíes, con los que comparten el idioma, francés y árabe, y costumbres. Sin embargo, para los analistas esta diferencia racial juega en contra de una estabilidad democrática.
VIDA. Los españoles residentes, que trabajan en las dos principales ciudades, coinciden en que la vida es muy tranquila como la de los lugareños. "Aquí lo que hacen es reunirse cuando cae la tarde, son muy familiares y hablan muchísimo, y los fines de semana lo pasan en la playa o pescando", señala Manolo Vega, propietario del restaurante La Payote. La comida tiene como base el arroz, que mezclan con carne en salsa, cordero en las grandes ocasiones, o pescado, "que para ellos es un insulto porque tienen tanto", añade el conocido restaurador de Nuadibú.
Mauritania es un lugar de contraste a ojos europeos, hay un 40% de pobreza, pero junto a sencillas casas de una planta, la mayoría lucen grandes antenas de televisión, se ve grandes vehículos y a muchos de sus ciudadanos con un móvil. La élite del país magrebí se desplaza a Canarias, en especial a la capital de Gran Canaria a comprar contando incluso un buen número con apartamentos en la ciudad.
El país del noroeste africano se vincula a las rutas de la inmigración subsahariana así como al de la droga hacia Europa procedente de Suramérica ante la debilidad de su pequeña administración.
Sin embargo, las previsiones auguran un nuevo arranque económico.
El Fondo Monetario Internacional, prevé para 2010 un crecimiento del 4%, el doble que en 2009. El Gobierno de Nuakchot aúna esfuerzos y ayuda internacional para acometer su programa de inversión con 119 proyectos en infraestructuras, impulso a la empresa privada, desarrollo rural, servicios esenciales y mejora de las capacidades institucionales. "Si se despejan las dudas de seguridad jurídica y se estabiliza la democracia, estamos hablando que muchas empresas canarias podrán concurrir a las distintas convocatorias de obras públicas que se licitarán en los próximos años o crear empresas para ofrecer servicios que se irán demandando cada vez más", apunta el asesor de comercio exterior, Óscar Ovejero.
VÍNCULO España, con Canarias al frente por sus vínculos históricos, es el tercer cliente comercial de este país con interesantes oportunidades de negocio pero que no termina de despejar las dudas sobre su viabilidad como estado democrático y garantizar la inversión privada
CONTRASTE Con un índice de pobreza del 40%, no falta una tele y casi todos portan móvil. La élite, además, viene de compras a la capital grancanaria
El fútbol como pasión
El fútbol es una de las grandes evasiones de los mauritanos, que tienen su propia liga con diez equipos. "Aquí todos son del Barcelona o el Madrid, no hay más equipos en el mundo", señala José Hernández, un empresario canario dedicado a trabajos de construcción. Los partidos de la liga española son seguidos con gran pasión, una afición que se extiende por toda el África Occidental.
No hay datos certeros sobre el paro, aunque se estima cercano al 40%. Los mayores empleadores son el propio estado y la empresa pública SNIM, Société Nationale Industrielle et Minière, sector que representa más de la mitad de las exportaciones del país.
Existe también un incipiente pequeño comercio, así como una importante economía sumergida. El alto índice de pobreza y la arribada de subsaharianos procedentes de los países limítrofes hacen de esta república islámica un zona con una importante actividad de ONG como la Cruz Roja. Uno de sus directivos internacionales, Enrique Suárez, indica que la situación se amortigua por el carácter tribal de los mauritanos. "Viven en grandes familias y se ayudan unos a otros, lo que hace que no se den más casos de exclusión".
Esta entidad desarrolla proyectos con mujeres, comedores escolares e inmigrantes, que son confinados en centros de internamiento, aunque bastante de ellos "se buscan la vida" en las ciudades.
Un país con 50 años
La República Islámica de Mauritania se funda en 1960 tras independizarse de Francia. Su régimen se define como sistema presidencialista, cuyo cargo ostenta Mohamed Uld Abdelaziz. En los últimos cuatro años ha sufrido dos golpes de Estado. El verano pasado se celebraron elecciones que ganó el actual presidente.
90% de desierto
Ocupa una superficie de 1.030.700 kilómetros cuadrados, lo que equivale a dos veces España y le permite ocupar el puesto 29 del mundo en extensión. Un 90% de este vasto territorio es desierto, y el resto se lo reparte la zona agrícola, aunque con poca superficie cultivada, y la boscosa.
Escasa población
La población se cifra en algo más de tres millones, lo que la coloca en el puesto 130 del mundo con una densidad de 3 habitantes por kilómetro cuadrado. Su capital es Nuakchot, con 650.000 vecinos, y le sigue Nuadibú, a 600 kilómetros al norte y en donde se ubica la colonia canaria.
Pesca y minería
Su producto interior bruto se cifra en 3.000 millones de dólares, lo que supone ser el 141 del mundo. Sus principales sectores son las manufacturas, minería, la administración pública y agricultura, con una importancia mayoritaria de la ganadería caprina y de dromedarios.
Con 2 dólares al día
Mauritania ocupa el puesto 159 en desarrollo humano. Se estima que el 29% de su población vive con un dólar al día y el 63% con menos de dos dólares al día. A pesar de esta desigual distribución de la renta, comparativamente sigue situándose mejor que sus vecinos cercanos Senegal y Malí.
53 años de vida
La esperanza de vida en este país magrebí en frontera con el África Negra es de 53 años. Su índice de pobreza se estima en un 40% de su población y la mortalidad infantil es de un 68 por mil. Sólo la mitad de la población tiene acceso al suministro de agua potable.
Nómadas
La mayoría de la población todavía depende de la agricultura y ganadería, aunque nómadas y granjeros se ven obligados a emigrar a las ciudades. Sólo el 40% vive en las ciudades, por lo que se da un alto índice de analfabetismo, con un 40% en los hombres y un 53% en las mujeres.
Buenas previsiones
La Secretaría de Estado de Turismo y Comercio estima que en los próximos cinco años el crecimiento en la economía mauritana se situará alrededor del 5,9% de media. Se prevé, además, que el PIB, una vez descontado el sector petrolero, crecerá a una tasa media del 6,2%.
        Firma:          Aníbal Ramírez
El mestizaje de su población es quizás uno de los elementos más diferenciadores de este inmenso país (dos veces España). Simplificando en Mauritania converge una élite árabe con una mayoría de población negra procedente de sus países limítrofes, algunas de cuyas tribus forman parte importante de la sociedad. A todos les une la religión y el precepto de no consumir alcohol, igual que a sus vecinos marroquíes, con los que comparten el idioma, francés y árabe, y costumbres. Sin embargo, para los analistas esta diferencia racial juega en contra de una estabilidad democrática.
 
VIDA. Los españoles residentes, que trabajan en las dos principales ciudades, coinciden en que la vida es muy tranquila como la de los lugareños. "Aquí lo que hacen es reunirse cuando cae la tarde, son muy familiares y hablan muchísimo, y los fines de semana lo pasan en la playa o pescando", señala Manolo Vega, propietario del restaurante La Payote. La comida tiene como base el arroz, que mezclan con carne en salsa, cordero en las grandes ocasiones, o pescado, "que para ellos es un insulto porque tienen tanto", añade el conocido restaurador de Nuadibú.
 
Mauritania es un lugar de contraste a ojos europeos, hay un 40% de pobreza, pero junto a las sencillas casas de una planta, la mayoría de las viviendas lucen grandes antenas de televisión, se observan grandes vehículos y a muchos de sus ciudadanos caminar conversando por la calle con un móvil. La élite del país magrebí se desplaza a Canarias, en especial a la capital de Gran Canaria a comprar contando incluso un buen número con apartamentos en la ciudad.
 
Las previsiones auguran un nuevo arranque económico. El Fondo Monetario Internacional, prevé para 2010 un crecimiento del 4%, el doble que en 2009. El Gobierno de Nuakchot aúna esfuerzos y ayuda internacional para acometer su programa de inversión con 119 proyectos en infraestructuras, impulso a la empresa privada, desarrollo rural, servicios esenciales y mejora de las capacidades institucionales. 
 
VÍNCULO La pesca es el vínculo que une a Mauritania y Canarias desde hace tiempo y de forma muy especial durante las últimas cinco décadas.  España, con Canarias al frente por sus vínculos históricos, es el tercer cliente comercial de este país con interesantes oportunidades de negocio pero que no termina de despejar las dudas sobre su viabilidad como estado democrático y garantizar la inversión privada. 
 
EL FÚTBOL COMO PASIÓN El fútbol es una de las grandes evasiones de los mauritanos, que tienen su propia liga con diez equipos. "Aquí todos son del Barcelona o el Madrid, no hay más equipos en el mundo", señala José Hernández, un empresario canario dedicado a trabajos de construcción. Los partidos de la liga española son seguidos con gran pasión, una afición que se extiende por toda el África Occidental.
 
No hay datos certeros sobre el paro, aunque se estima cercano al 40%. Los mayores empleadores son el propio estado y la empresa pública SNIM, Société Nationale Industrielle et Minière, sector que representa más de la mitad de las exportaciones del país.
 
Existe también un incipiente pequeño comercio, así como una importante economía sumergida. El alto índice de pobreza y la arribada de subsaharianos procedentes de los países limítrofes hacen de esta república islámica un zona con una importante actividad de ONG como la Cruz Roja. Esta entidad desarrolla proyectos con mujeres, comedores escolares e inmigrantes, que son confinados en centros de internamiento, aunque bastante de ellos "se buscan la vida" en las ciudades.
 
UN PAÍS CON 50 AÑOS La República Islámica de Mauritania se funda en 1960 tras independizarse de Francia. Su régimen se define como sistema presidencialista, cuyo cargo ostenta Mohamed Uld Abdelaziz. En los últimos cuatro años ha sufrido dos golpes de Estado. El verano pasado se celebraron elecciones que ganó el actual presidente.
 
90% DE DESIERTO
Ocupa una superficie de 1.030.700 kilómetros cuadrados, lo que equivale a dos veces España y le permite ocupar el puesto 29 del mundo en extensión. Un 90% de este vasto territorio es desierto, y el resto se lo reparte la zona agrícola, aunque con poca superficie cultivada, y la boscosa.
 
ESCASA POBLACIÓN La población se cifra en algo más de tres millones, lo que la coloca en el puesto 130 del mundo con una densidad de 3 habitantes por kilómetro cuadrado. Su capital es Nuakchot, con 650.000 vecinos, y le sigue Nuadibú, a 600 kilómetros al norte y en donde se ubica la colonia canaria.
 
PESCA Y MINERÍA Su producto interior bruto se cifra en 3.000 millones de dólares, lo que supone ser el 141 del mundo. Sus principales sectores son las manufacturas, minería, la administración pública y agricultura, con una importancia mayoritaria de la ganadería caprina y de dromedarios.
 
CON DOLÁRES AL DÍA Mauritania ocupa el puesto 159 en desarrollo humano. Se estima que el 29% de su población vive con un dólar al día y el 63% con menos de dos dólares al día. A pesar de esta desigual distribución de la renta, comparativamente sigue situándose mejor que sus vecinos cercanos Senegal y Malí.
 
CONTRASTE Con un índice de pobreza del 40%, no falta una tele y casi todos portan móvil. La élite, además, viene de compras a la capital grancanaria.
 
53 AÑOS DE VIDA La esperanza de vida en este país magrebí en frontera con el África Negra es de 53 años. Su índice de pobreza se estima en un 40% de su población y la mortalidad infantil es de un 68 por mil. Sólo la mitad de la población tiene acceso al suministro de agua potable.
 
NÓMADAS La mayoría de la población todavía depende de la agricultura y ganadería, aunque nómadas y granjeros se ven obligados a emigrar a las ciudades. Sólo el 40% vive en las ciudades, por lo que se da un alto índice de analfabetismo, con un 40% en los hombres y un 53% en las mujeres.

Galería de fotos

Mapa

Sugerencias...

Deja tu comentario
La Gomera es un pedazo de paraíso en medio del Atlántico. Verde y redonda, entrañable y [..]
Encuentra los eventos de