Noticias | Planes

Turismo

Cinco parques nacionales que no te puedes perder

Repasamos cinco destinos que resumen la riqueza natural de España y que son espacios ineludibles para visitar
25-01-2016 18:44
1 voto

Parques nacionales que no te puedes perder.

La extensa riqueza natural de España tiene un perfecto resumen en los quince parques nacionales ubicados en la península y sus archipiélagos. Fauna y flora de lo más diversas componen paisajes que miles de turistas, nacionales e internacionales, visitan cada año. Existen quince parques nacionales en España, de los cuales diez de ellos están situados en la península, cuatro en las Islas Canarias y otro más en las Baleares.

Lo que sigue a continuación es una selección de cinco de ellas a partir de la variedad y lo distintos de sus elementos, puesto que la abundancia y la exuberancia de sus vistas los hacen merecedoras de una visita, sin menoscabo, por supuesto, de contemplar los demás. Eso sí, siempre con el respeto y el cuidado que exige estos espacios protegidos.

1.- Parque Nacional de Picos de Europa

Nada como el Lago de Enol y el Naranco de Bulnes para definir la majestuosidad del Parque Nacional de los Picos de Europa, que ostenta dicha condición desde 1918. Situado en la Cordillera Cantábrica (Asturias, León y Cantabria), los desfiladeros y simas surgidos a partir de la erosión de la roca caliza se combinan con árboles como hayas, pinos, avellanos, acebos y animales como osos pardos, urogallos, rebecos y también lobos.

A la hora de disfrutar del Parque, el senderismo es una de las actividades más frecuentes, puesto que permite contemplar toda la riqueza natural de los bosques. Las rutas de alta montaña también congregan a numerosos visitantes. Además, el patrimonio cultural es otro de los motivos inexcusables para acudir, como demuestran las iglesias románicas, los molinos y las torres medievales.


 
2.- Parque Nacional del Teide
El mayor Parque Nacional de España, situado en la isla de Tenerife, suele encabezar el ranking de recintos, no solo en España sino también en Europa.  Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007, su elemento más reconocible es el volcán del Teide, que con sus 3.718 metros es el pico más alto de España. Su vinculación a la cultura guanche le hacen también acreedor de un gran valor histórico.

Montañas y volcanes surgidos a partir de distintas erupciones definen unos paisajes únicos en su esplendor, adornados por la presencia de especies vegetales y animales como el lagarto tizón, el pinzón azul, el canario doméstico y la abubilla, estas tres últimas aves de gran belleza. El alto de Guajara, el pico más alto de Las Cañadas del Teide, tiene habilitados senderos para poder ascender, aunque de cierta dificultad.

3.- Parque Nacional y Natural de Doñana
Aludir a este espacio, ubicado en las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, es referirse de forma ineludible a sus marismas y humedales, en los que encuentran reposo y alimento varias especies de aves acuáticas como garzas, flamencos, cigüeñas, gaviotas, cormoranes, palomas torcaces y ánades, además de buitres leonados, halcones y águilas culebreras. Por supuesto, sin olvidar el lince ibérico, una de las especies más protegidas de todo el Parque.

Considerada como una de las mayores reservas ecológicas de Europa, Doñana congrega a miles de visitantes cada año gracias a espacios como el Parque Dunar de Matalascañas, el centro de El Acebuche, con senderos en los que observar a las aves, y la denominada Fábrica de Hielo, donde tienen cabida las típicas chozas marismeñas.

4.- Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia
Los archipiélagos gallegos de Ons, Cíes, Sálvora y Cortegada componen el Parque Nacional de las Islas Atlánticas, un rico ecosistema marítimo-terrestre que contiene elementos de incalculable valor. Acantilados, matorrales, dunas y playas de extrema belleza como la de Rodas, en la isla de Monteagudo (archipiélago de las Cíes) unen su poderío para cautivar al visitante.
 
Todos estos escenarios son los espacios en los que conviven distintas especies animales, como algas marinas, peces, moluscos y aves. La riqueza natural se une al misticismo de una zona en el fondo de cuyas aguas reposan buques de los siglos XVIII y XVII. Sin duda, un espacio de innegable visita para apreciar toda la magia del Atlántico.

5.- Parque nacional del Archipiélago de Cabrera
Este conjunto de 19 islotes pertenecientes al archipiélago de las Baleares es uno de los espacios naturales mejor conservados de todo el Mediterráneo. El mayor de estos islotes es que da nombre al Parque -Cabrera-, seguido de Conejera. El 85% de la superficie de este Parque es marina.

Las algas y plantas similares, como la posidonia oceánica, definen un paisaje en el que encuentran también acomodo multitud de peces, pero también lagartijas, tortugas, gaviotas, cormoranes, erizos e incluso diversos tipos de halcones. El visitante puede acceder a la isla de Cabrera en las 'golondrinas', las embarcaciones que parten desde Palma de Mallorca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook