Noticias | Agenda

El espíritu de una revista

TEA acoge la exposición 'Syntaxis: una aventura creadora', con motivo del 30º aniversario del nacimiento de una publicación imprescindible en los ochenta
30-12-2013 02:00
2 votos
A la izquierda, una obra de Imi Knoebel y, a la derecha, dos cuadros de Salvo, ante una muestra de portadas y textos de la revista Syntaxis. lot

A la izquierda, una obra de Imi Knoebel y, a la derecha, dos cuadros de Salvo, ante una muestra de portadas y textos de la revista Syntaxis. lot

Las revistas de arte y literatura nacen con una vocación crítica y artística de alentar nuevas miradas y reflexiones para la construcción de una identidad cultural, de manera que constituyen una pieza imprescindible en el engranaje cultural de una sociedad. Este fue el caso de Syntaxis, una revista de literatura, arte y crítica impulsada por el poeta y ensayista Andrés Sánchez Robayna en 1983, en Tenerife, que se alzó entre las publicaciones más relevantes de la transición española y que alcanzó una gran resonancia a nivel nacional e internacional.
Aunque su publicación cesara una década después, en 1993, este año se cumple el 30º aniversario del primer número de Syntaxis. Por este motivo, TEA Tenerife Espacio de las Artes acoge la exposición Syntaxis: una aventura creadora. 30 años del nacimiento de una revista, comisariada por el crítico Alejandro Krawietz. Se trata de una muestra plástica y documental que aspira a reconstruir el espíritu de una revista que logró erigirse como publicación referente entre las revistas culturales europeas de la década de los ochenta del siglo pasado, en la defensa de la cultura como salvaguarda frente a la ignorancia y la precarización de la sociedad.

"Syntaxis fue una revista de literatura, arte y crítica que aspiraba a organizar una mirada sobre el diálogo de las artes según las más rigurosas exigencias y necesidades de modernidad", explica Andrés Sánchez Robayna. Con un Consejo Asesor encabezado por Miguel Martinón y un Comité de Colaboración compuesto por miembros de la intelectualidad canaria, Syntaxis vio la luz en el invierno de 1983, en el marco de la primera década de la transición democrática y en los albores de la movida como nuevo movimiento cultural. Con el afán de construir una tradición propia y de reivindicar la identidad cultural histórica en España y Canarias, la línea editorial de la revista se cimentaba sobre dos claves: la creación y el pensamiento crítico, de manera que los temas literarios y artísticos se combinaban con artículos de reflexión crítica.

A lo largo de sus diez años de vida, por sus páginas desfilaron prolíficos artífices de las artes plásticas contemporáneas como Eduardo Chillida, Pierre Alechinski, Antoni Tàpies, Antonio Saura, Albert Ràfols-Casamada o Siegfried Anzinger, así como importantes escritores de la talla de Octavio Paz, José Ángel Valente, Juan Goytisolo, Haroldo de Campos, Yves Bonnefoy, Severo Sarduy y Edmond Jabès, entre otros autores representativos de la cultura europea y americana de entonces. También lo hicieron los más activos escritores canarios del momento.

Creyentes de una modernidad todavía inconclusa, en la línea del filósofo Jürgen Habermas, Sánchez Robayna identifica Syntaxis como una revista de arte y literatura "en sentido fuerte", alejada de frivolidades, pedanterías vacuas y del "concepto superficial de la postmodernidad" que eclosionó en aquellos años y que Sánchez Robayna identifica, en el ámbito hispano, con formas neoconservadoras y un pretexto para la negación de la historia. Pero los trienta y un números de Syntaxis también albergan reflexiones sobre el orden de lo diverso, el interés por la traducción literaria o fenomenología, la investigación del concepto de insularidad canaria o el cuestionamiento de los valores de la universalidad canaria, así como múltiples artículos de búsqueda y reflexión de la pluralidad de manifestaciones artísticas más actuales, modernas y radicales de aquellos años.

Después de treinta y una entregas, los impulsores del proyecto asimilaron el inevitable (y triste) naufragio de Syntaxis, que chocaba una y otra vez contra los muros ciegos de una cultura propensa a lo trivial. "En principio, la revista desapareció por un conflicto con los distribuidores, aunque toda revista tiene un ciclo de nacimiento y de muerte y pensé que, después de 10 años, Syntaxis ya había cumplido su función", explica Sánchez Robayna, "sin embargo, también encontramos una cierta incomprensión en el medio cultural español, porque lo que propugnaba Syntaxis no encontraba el caldo de cultivo necesario entre el público durante aquella época".

Con todo, la exposición sobre la aventura creadora de Syntaxis que exhibe TEA hasta el 13 de abril de 2014 incluye todas las obras de las cubiertas de la revista, esbozadas por artistas como Eduardo Arroyo, Salvo, Tatafiore, Vicente Rojo y José Luis Cuevas o los canarios José Luis Herrera y Luis Palmero, entre otros, expuestas junto a obras de artistas estudiados en la revista, como Imi Knoebel, Roberto Mapplethorpe Douane Michals y Manolo Millares. En el apartado documental, se exhiben numerosas cartas, fotografías, manuscritos y pruebas de imprenta, que aún destilan la poética sobre la que se sustentaba la revista. La muestra se completa con una amplia selección de revistas modernas, como las dadaístas y surrealistas 391, Nord-Sud o Surrealism, procedentes de la colección de TEA y de la colección particular de Sánchez Robayna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook